Sendero de los Torreones

Datos básicos de la ruta:

Distancia: 
16 km
Tiempo estimado: 
3 horas y 30 minutos
Desnivel acumulado: 
230 metros
Dificultad: 
Media
Relieve del sendero de Los Torreones

Al noroeste de la provincia y a 38 km de la capital, se encuentra la localidad de Villadiego, capital del municipio más extenso de Burgos. Villadiego está declarado Conjunto Histórico Artístico y representa un ejemplo típico de una villa medieval, con su caserío en torno a la Plaza Mayor, porticada en su totalidad en la que destacan los soportales doblados.

De su pasado medieval conserva varios ejemplos, aunque el más representativo quizás sea el Arco de la Cárcel, que originalmente fue puerta de entrada a la villa y que, junto a las paredes aledañas del convento de las Angustias, forma el vestigio mejor conservado de la antigua muralla.

ITINERARIO

El sendero comienza en el punto de acogida BTT de la localidad de Villadiego, donde tras cruzar el río Brullés el recorrido se dirige hacia la plaza de toros. Siguiendo la señalización, la ruta conduce hasta una estrecha vereda de pescadores que discurre junto al río Brullés, flanqueada por enormes chopos negros. También sauces blancos y mimbreras acompañan los pasos del caminante.

Superado un pequeño caballón que se encarga de evitar el desbordamiento del río en épocas de crecidas, se cruza éste por un viejo puente para continuar por un camino de concentración. Se girará a la izquierda y un poco más adelante a la derecha en sendos cruces, para disfrutar de un agradable paseo entre campos de labor dando vistas al bosque de ribera del río brullés, antes de llegar a Villalibado. Se trata de un pequeño pueblo de no más de veinte casas y una antigua escuela. Cabe destacar de su caserío la imponente iglesia de San Salvador, que se ubica en un pequeño alto junto al pueblo. De origen románico y con ampliaciones góticas, aún conserva la firma de los canteros en algunas piedras y sillares de las paredes de la iglesia.

Se abandona el pueblo de Villalibado por su parte sur, tomando inicialmente un camino llano pero que, tras una bifurcación, comienza a ascender paulatinamente serpenteando entre fincas de cultivo, salpicadas de almendros y otros frutales, hasta la parte alta del páramo de las Camperas. Desde este paraje se tienen unas fantásticas vistas de la Peña Amaya y de la Montaña Palentina.

El recorrido discurre por el camino del Tomillar a través de un paisaje bastante austero, campos de cultivo con algunos rosales silvestres dispersos, montones de fardos y algunos chozos de piedra son la decoración en este tramo del sendero.

En el páramo se suceden varios cruces, convenientemente señalizados para seguir de forma correcta el sendero. Dos giros al a derecha, uno a la izquierda y otro a la derecha, uno a la izquierda y otro a la derecha, ponen al senderista en el camino de las Hormazas, que desciende hasta la villa de Olmos de la Picaza, en cuyo casco urbano destaca su iglesia parroquial y, sobre todo, la torre señorial: Un cubo de mampostería con sillería en sus esquinas que data del siglo XIV o XV. Hoy en día es de propiedad particular y se usa como vivienda.

Se deja atrás Olmos de la Picaza en dirección a Castromorca. Este tramo final de la ruta discurre por un cómodo camino agrícola entre fincas de secano. Tras superar el arroyo de Fuentemalú se llega a Castromorca.

Su nombre, castro y morca, es sinónimo de montón de piedras, ya que en su entorno se documentan restos de antiguos pobladores de la zona. Su antigua iglesia, situada en lo alto del municipio, es de estilo gótico, aunque se encuentra en situación de ruina.

La Riva, un ancho y cómodo camino en el que es fácil encontrarse con vecinos de la localidad dando un paseo, conduce de nuevo hasta el punto de inicio, el pueblo de Villadiego.

Servicios Turísticos

Olmillos de Sasamón (Sasamón)
Sotresgudo

Arte y Cultura

Melgar de Fernamental
Melgar de Fernamental

Ocio

Melgar de Fernamental
Villadiego