Sendero de los Hortelanos

Datos básicos de la ruta:

Distancia: 
9,7 km
Tiempo estimado: 
2 horas
Desnivel acumulado: 
35 metros
Dificultad: 
Baja
Relieve del sendero de Los Hortelanos

La iglesia parroquial de la Asunción, el ayuntamiento, la Casa del Cordón, la Casa de los Palazuelos, la Ermita de Nuestra Señorita de Zorita o el Canal de Castilla son algunos de sus principales referentes.

El sendero discurre por la zona de huertas de Melgar de Fernamental, paralelo al río Pisuerga, en un terreno llano y para todos los públicos. La flora y fauna de ribera acompañan al caminante en casi todo el recorrido.

ITINERARIO

Partiendo del punto de acogida BTT, el sendero sale de Melgar de Fernamental por un paseo de plátanos que conduce hasta un puente de madera sobre un cuérnago de riego. Aquí, se gira a la derecha y se avanza por una pequeña vereda rodeada de frondosa vegetación hasta el puente sobre el río Pisuerga.

Tras cruzar la carretera nacional que une Melgar con Osorno, la ruta toma un ancho camino, dejando a un lado naves agrícolas y más adelante un bonito edificio de ladrillo de una antigua industria.

El sendero discurre paralelo al río Pisuerga, en cuya ribera crecen chopos, sauces y carrizos. Alrededor se estienden huertas de lechugas, coliflores, tomates o alubias, entre otros productos, amplios campos de cereal, grandes choperas de producción y baldíos muy apreciados por el ganado ovino que encuentran en su fresca hierba un alimento inmejorable.

Es curioso ver marcas de colores sobre algunos ejemplares de chopo negro, son señales que delimitan la propiedad de la chopera. En este tipo de plantaciones se usan los chopos y álamos porque son especies de crecimiento rápido, tronco recto y madera blanca. La madera que se obtiene de estas plantaciones se utiliza para muchas cosas, pero entre otras, para fabricar cajas de fruta y palillos de dientes. EN el río, gallinetas comunes, también llamadas pollas de agua, y garzas reales se dejan ver con facilidad, descansando y buscando alimento.

En el recorrido del sendero, aunque se encuentren algunos cruces, no debe abandonarse el camino que se lleva, que discurre cercano al río Pisuerga, aunque en algunas zonas les separen algunas choperas. Tras dejar atrás varias choperas y una gran balsa de agua, el sendero llega hasta las ruinas del antiguo molino de Pisón. Un pequeño canal y restos de la construcción es lo poco que queda hoy en día.

El camino gira prácticamente 180º e inicia su retorno a Melgar. Avanza ahora entre tierras de cultivo, paralelo a una canalización de agua que no se utiliza desde hace años, el Cuérnago de Melgar.

Antes de llegar a la carretera que une Melgar y Palacios de Riopisuerga, el camino gira a la izquierda y cruza por encima del canal. Continúa avanzando entre fincas de cultivo salpicadas en esta ocasión por viejos ejemplares de nogal.

Hay que estar atento a la señalización en este tramo, pues se suceden algunos cruces, dirigiendo la ruta sus pasos hacia Melgar. A un lado del camino aparecen de nuevo las huertas y unos curiosos ejemplares de acacia de tres púas, con sus vainas características que sin duda han sido plantados por los dueños de las fincas.

Al cruzar de nuevo el Cuérnago de Melgar y llegar al pie de una pequeña ladera se localiza un nuevo cruce, habrá que tomar el camino de la izquierda, que queda bajo la sombra de una alineación de chopos. En poco tiempo la ruta deja a mano derecha unas naves industriales y llega a Melgar de Fernamental, donde la señalización indica el regreso hasta el punto de acogida de Melgar de Fernamental.

Servicios Turísticos

Arte y Cultura

Ocio

Melgar de Fernamental
Melgar de Fernamental