Ruta BTT La Degollada

Entre fincas y majanos

Datos básicos de la ruta:

Distancia: 
19,2 km
Tiempo estimado: 
2 horas y 35 minutos
Desnivel acumulado: 
260 metros
Dificultad: 
Azul
Relieve de la ruta La Degollada

ITINERARIO

La salida de Castrojeriz se realiza bajando, por el entramado de calles que caracteriza a la villa, desde el punto de acogida BTT hasta la carretera que rodea la localidad por su parte baja. Tras cruzar con precaución la carretera que conduce a Villaquirán de los Infantes, un paseo arbolado lleva hasta el cementerio. Un complejo cruce indica la ruta correcta, separando la ruta ciclista de otra senderista, con la que coincide hasta este lugar.

Tras tomar el camino que queda más a la derecha, dirección oeste, se avanza entre campos de labor hacia Hinestrosa, pedanía de Castrojeriz donde se separan las rutas BTT La Degollada y Vega del Odra, con un trazado común hasta dicha localidad.

Antes de llegar se debe cruzar una nueva carretera, la que lleva hasta la bonita localidad de Pedrosa del Príncipe. Más adelante el camino desemboca en otra pista que discurre perpendicularmente, debiéndose girar a la izquierda para llegar a Hinestrosa, si bien será necesario tomar, en una nueva bifurcación antes de llegar, el camino de la izquierda, que pasa junto a su antiguo lavadero de piedra, rodeado de sauces, que aprovechan la humedad existente en el suelo.

Etimológicamente el nombre de Hinestrosa procede de 'lugar de heno o lugar de abundantes pastos', aunque en la actualidad el pastoreo y la ganadería han dado paso a la agricultura, y hoy en día es la principal forma de vida de sus pocos habitantes.

Como se indicó anteriormente, a partir de aquí las rutas BTT La Degollada y Vega del Odra toman caminos diferentes. La ruta de La Degollada sigue rumbo sur, cruzando la carretera, en dirección a las bodegas que se encuentran a las afueras. Su presencia pone de manifiesto la presencia de antiguos viñedos, hoy mayoritariamente abandonados, en el valle del río Odra, cuyo cauce se encuentra a escasa distancia y que se adivina gracias a la alineación de chopos que crecen en sus orillas.

El camino se dirige hacia la estrecha vaguada del arroyo Valdetarjas, objetivo cercano de la ruta. Antes de llegar a un cruce, situado cerca de la ladera que baja del páramo, se pasa cerca de un llamativo palomar, situado además junto a un enorme pino doncel o resinero. Los palomares, construcciones que fueron destinadas a la cría de palomas y pichones, son muy frecuentes en la zona. Después de pasar de largo por dos cruces se comienza a ascender la Cuesta de la Degollada, dejando atrás el arroyo de Valdetarjas. El nombre de la Degollada se refiere a lo estrecho del paso que une el valle y la paramera.

Culminando el ascenso se abre ante el ciclista la inmensidad del páramo, animado de vez en cuando por la presencia de algún milano o ratonero surcando el cielo. A la derecha se observa un gran parque eólico que aprovecha la fuerza del viento para generar energía eléctrica.

Tras un par de amplias curvas se llega a un cruce con la antigua vía romana Segisamone a Pallantia, que unía las poblaciones de Sasamón y Palencia, donde se puede apreciar en algún tramo de su recorrido su calzada de piedra. Siguiendo con la dirección sureste el recorrido se adentra en el páramo, dominado por los cultivos de cereal, interrumpidos por pequeñas repoblaciones de pino, que se dejan a mano izquierda y que aportan al paisaje un mayor tomo cromático, la rotura del continúo horizonte y un refugio ante miradas indiscretas para la fauna de la zona.

Tras varios kilómetros por el páramo se intuye su fin cuando el camino comienza a descender hacia el pueblo de Vallunquera, situado en el fondo de un valle buscando el abrigo de las laderas ante las inclemencias meteorológicas. Destaca su iglesia románica, que data de finales del siglo XII con una ella portada con hermosos capiteles y un ventanal, y su compacto núcleo urbano.

Tras la visita toca reanudar la marcha. La ruta asciende de nuevo al páramo por una fuerte pendiente, observándose a ambos lados del camino pequeñas matas de encina, recuerdo de lo que debieron se extensos encinares que cubrían el páramo.

Se recorre el páramo de Tablín, pasando cerca de su punto más alto al cruzar la carretera que conduce a Sasamón. Manteniendo el rumbo noroeste la ruta se acerca hasta un saliente del páramo, donde se encuentra el collado de Arrebatacapas, nombre que debe su origen al fuerte viento que había al subir al páramo.

En el collado comienza un descenso de más de dos kilómetros por un excelente camino que hará las delicias de más de uno, máxime cuando las fuerzas al terminar la ruta están más justas. En el pie de la ladera se deja un cruce atrás para conducir la bicicleta hasta el bonito convento de Santa Clara.

Una vez en el convento el sendero gira bruscamente a la derecha y se dirige rápidamente a Castrojeriz, donde se da por finalizado el recorrido.

Servicios Turísticos

Sasamón
Barrios de Villadiego (Villadiego)

Arte y Cultura

Melgar de Fernamental
Castrillo de Murcia (Sasamón)
Hinestrosa (Castrojeriz)