Ruta BTT Los negrales

Un pequeño encinar en el páramo

Datos básicos de la ruta:

Distancia: 
25,9 km
Tiempo estimado: 
3 horas y 15 minutos
Desnivel acumulado: 
280 metros
Dificultad: 
Azul
Relieve de la ruta Los negrales

ITINERARIO

El encinar de los Negrales, la principal superficie arbolada de este sendero, da nombre a la ruta. La presencia de bosquecillos de encinas es una constante a lo largo del recorrido, siendo uno de los trazados de la zona sur de las Cuatro Villas de Amaya donde mayor presencia de arbolado puede encontrarse.

El recorrido comienza en el punto de acogida de Sasamón, coincidiendo en su parte inicial con la ruta senderista de Las Peladores, cuya señalización se puede observar junto a la de la ruta BTT.

Rápidamente el camino alcanza la parte inferior de la cuesta del páramo, donde espera un corto pero exigente ascenso hasta la parte superior del mismo. A lo largo de la subida la sombra de algunos chopos y álamos blancos y la presencia de antiguas fincas con frutales hacen más llevadera la ascensión. El esfuerzo se verá recompensado con unas excepcionales vistas sobre la Peña Amaya, el macizo de la Ulaña, el campo de los ríos Odra y Bullés en primer término y, en días claros, las elevadas cumbres de la montaña Palentina en segundo plano. Además, el sendero pasa junto a la casa-taller del artista Salaguti, un pintor, tallista y escultor local que le puede enseñar su obra.

Poco después se alcanza la carretera que conduce desde Sasamón hasta Citores del Páramo, siguiendo la cual se llega hasta la parte más meridional del encinar de Los Negrales, un pequeño bosque de encina situado en medio del páramo que ofrece cobijo del viento en los más duros días del invierno y la única sombre en una extensa superficie en los días de verano. Un camino cada vez más estrecho se adentra en el encinar, recorriéndolo de sur a norte.

Al salir del encinar, el camino conduce hasta un ancho camino de concentración parcelaria, el cual se abandona rápidamente para tomar rumbo sureste por un pequeño camino a través de tierras de labor para alcanzar el camino de Pedrosa del Páramo. En este punto se gira a la derecha y se avanza por terreno de páramo donde se ha abandonado la labor, pudiéndose imaginar como debían ser los trabajos en el campo antes de la mecanización y de la concentración parcelaria.

Las antiguas fincas de labor, hoy eriales y antes cultivadas de centeno y otros cereales, se encuentran delimitadas por las piedras que se iban sacando con el arado, formando pequeñas paredes o muretes, y en mitad e las fincas se observan también pequeños montones de piedras, llamados majanos, donde se iban acumulando las que se extraían del suelo. Sobre estos majanos es fácil adivinar la silueta de cernícalos y mochuelos, que aprovechan estos pequeños montones para descansar de sus acrobáticos vuelos.

Tras alcanzar unos metros se deja a la derecha un pequeño corral de piedra y se inicia un peligroso descenso por una zona con surcos y cárcavas en el camino, donde será preciso extremar el cuidado en la conducción.

Tras cruzar el arroyo de la Vega se asciende por un estrecho y pedregoso camino entre paredes de piedra cubiertas por hiedras y maleza hasta la localidad de Citores del Páramo, situada aproximadamente en el ecuador del recorrido.

Se inicia un nuevo descenso en busca de un puente sobre la autovía Burgos-León. Una vez superada la antigua carretera nacional que unía las dos ciudades castellanas se alcanza el puente. Se asciende una pequeña cuesta y el sendero inicia su recorrido por el interior del encinar de La Dehesa.

Al alcanzar un cruce, una señal indica la posibilidad de tomar la ruta La Dehesa, que supone ampliar el recorrido 9 km o continuar por la ruta por la que se indica e iniciar el regreso a Sasamón. Para continuar por el sendero que se describe, se debe girar en el cruce a la derecha, tomando rumbo noroeste. Pronto se abandona el encinar pero, tras cruzar la carretera que conduce a la pedanía de Yudego, el sendero inicia un recorrido serpenteante donde se van alternando y dando la mano las fincas de labor con pequeños bosquetes y ribazos poblados con encinas.

Llegados al camino de Castrojeriz, que discurre por la parte central del páramo, se inicia una larga recta. Cuando se intuye que el camino va a comenzar a descender, una señal indica que hay que girar a la derecha para continuar entre el encinar y por el páramo antes de iniciar un rápido descenso hasta el pago de Santa Cristina, permitiendo vistas a la bonita localidad de Olmillos de Sasamón, donde sobre sale su castillo medieval, construido por la familia Cartagena, destruido durante la guerra de la Independencia y hoy en día convertido en Hotel Restaurante.

Desde Olmillos el sendero toma rumbo este, cruza la carretera N-120 y continúa entre huertas y fincas de labor hasta llegar al centro de acogida de Sasamón.

Servicios Turísticos

Castrojeriz
Villalibado (Villadiego)
Castrojeriz

Arte y Cultura

San Llorente de La Vega (Melgar de Fernamental)
Castrojeriz
Hinestrosa (Castrojeriz)

Ocio

Castrojeriz
Melgar de Fernamental