Ruta BTT Los llanos de Villadiego

La fértil llanura cerealista

Datos básicos de la ruta:

Distancia: 
28 km
Tiempo estimado: 
3 horas y 30 minutos
Desnivel acumulado: 
370 metros
Dificultad: 
Azul
Relieve de la ruta Los llanos de Villadiego

ITINERARIO

Los campos o llanos de Villadiego son una extensa y fértil planicie que se extiende entre los ríos Odra y Brullés, quedando delimitada por las formaciones de Las Loras por el norte.

La ruta propuesta recorre parte de este territorio modelado por suaves cuestas y surcados por innumerables arroyos y acequias que hacen de esta zona un lugar óptimo para la práctica agrícola.

El recorrido parte del punto de acogida BTT y toma dirección noroeste para iniciar la ruta por la senda del Cascajo. Delante del camino se abre un extenso campo de labor, roto en el horizonte por la inmensa mole de caliza de la Peña Amaya y los bosquetes de chopos y sauces que crecen en torno a fuentes y regatos, gracias a la proximidad de la capa freática.

Inicialmente se pasa por varios cruces con otros caminos de concentración parcelaria, debiéndose pasar de largo para seguir en paralelo al curso de agua del arroyo del Cascajo. En uno de los cruces se ha acondicionado un área recreativa junto al manantial de Cascajo Grande donde se puede hacer una pequeña parada para descansar.

Aunque la zona está dedicada a la agricultura de secano el nombre de algunos de los parajes de la zona (Viñas Adelante o La Parra) indica que anteriormente debieron existir viñedos.

Al llegar a una vía de asfalto, conocido como de Tapia a Barruelo, se gira a la izquierda para circular por ella hasta el siguiente cruce, donde se debe tomar el camino de concentración parcelaria que parte por la derecha. Un suave y cómodo ascenso conduce hasta una pequeña elevación del terreno desde la cual se domina gran parte de los llanos de Villadiego y las estribaciones montañosas que los delimitan.

Al llegar a un cruce señalizado se gira a la derecha para tomar el camino de Tras la Torre, de menor anchura y entidad, y descender hacia la vaguada del arroyo de los Vallejos, donde crece una joven chopera. Después de ascender para salir de la vega se debe girar a la derecha y continuar con rumbo hacia Villusto en suave descenso.

En curva del sendero existe una bifurcación donde se debe tomar el camino de la derecha. Delante queda la localidad de Villusto y detrás de ella se alza majestuosa la Peña Amaya. El camino desemboca en las proximidades de la localidad, en una carretera local que se debe tomar para llegar hasta él. Se trata de una población que posee todavía el sabor de los pequeños pueblos donde parece haberse detenido el tiempo y todavía es posible ver a las gallinas correteando por sus calles.

La ruta continúa por un camino que sale por el noroeste en dirección a Palazuelos de Villadiego y que discurre por un terreno bastante llano. A medida que se avanza, se va definiendo con mayor nitidez la densa arboleda tras la que se oculta la localidad y la alineación que forman los altos y esbeltos chopos a lo largo del río Moralejas.

Un vado permite cruzar este cauce más adelante y descubrir el caserío de Palazuelos a escasa distancia. La entrada al pueblo se realiza junto a unos muros de piedra que cierran algunas antiguas huertas ya abandonadas. Después de atravesarlo, la ruta conduce al siguiente hito del sendero, la coqueta localidad de Ríoparaiso, situada a la entrada de un pequeño desfiladero que conduce al valle de Humada. Este paso es una puerta a dos territorios totalmente diferentes: un paisaje abrupto, dominado por loras, de difícil acceso y de clima atlántico que caracteriza al valle de Humada; o el paisaje llano y amplio, de clima mediterráneo de los Llanos de Villadiego.

En este punto la ruta retorna al punto de acogida BTT, aunque para los valientes existe la posibilidad de tomar un enlace que conduce desde Palazuelos hasta las rutas del punto de acogida BTT de Amaya.

Si se opta por el regreso a Villadiego el camino continúa faldeando las laderas de la sierra que delimita el valle de Humada con la llanura. Sobre ellas crecen algunas repoblaciones dominan los terrenos de erial, resultado de la actividad ganadera de tiempos pasados.

Al llegar a un cruce con el camino de Palazuelos a Barrios, se gira a la izquierda para seguir con dirección este. El camino posee un buen firme, y al estar asentando en el pie de la ladera, está ligeramente elevado sobre la llanura, disponiéndose de unas magníficas panorámicas. Tras pasar junto a un cementerio se llega a la carretera de Villadiego a Humada, la cual se debe cruzar para entrar en Barrios de Villadiego.

En esta localidad se cambia de rumbo, siendo ahora sur, abandonando las estribaciones montañosas que se habían seguido hasta el momento. Después de cruzar de nuevo la carretera, se avanza entre terrenos de labor hasta una bifurcación del camino, donde se toma el de la izquierda, que asciende ligeramente. Siguiendo recto se llega hasta un cruce situado en un alto, el pago de Pocillo, donde se toma de nuevo el camino de la izquierda. Tras un tramo por una zona más elevada se desciende a La Hoya, una pequeña depresión del terreno surcada por pequeños arroyos en los que crecen sauces y chopos, para llegar a continuación hasta Barruelo de Villadiego.

El último tramo del recorrido se hace por el camino de Villadiego a Barrios, que discurre de forma más o menos paralela a la carretera. En el horizonte se divisa ya el final de la ruta, a orillas del río Brullés, donde se podrá tomar un merecido descanso después de un largo paseo por los campos castellanos.

Servicios Turísticos

Arte y Cultura

Melgar de Fernamental
Olmos de Picaza (Villadiego)

Ocio

Melgar de Fernamental
Melgar de Fernamental