Las Cuatro Villas de Amaya respiran tranquilidad. Su situación en plena Tierra de Campos, su naturaleza, sus páramos, nacimientos y cascadas de ríos, el Canal de Castilla, las huertas de las vegas o las loras (montañas) del norte, su importante patrimonio histórico-artístico y la amabilidad de sus gentes te sorprenderán.

Si lo que buscas es relajarte puedes pasear por sus campos, por los senderos señalizados o por los parques de sus villas y disfrutar de los sonidos de la naturaleza. Así podrás maravillarte con sus paisajes y volverás con las pilas cargadas.

Y si quieres deleitarte con sus paisajes, puedes disfrutar de unos bellos atardeceres desde distintos puntos como Peña Amaya, Peña Ulaña o el castillo de Castrojeriz.