MB Route Las Loras

Una entrada a las montañas del norte

Information about the route:

Distance: 
39,8 km
Estimated time: 
5 hours
Accumulated slope: 
460 meters
Difficulty: 
Red
Relief of the MB Route Las Loras

ITINERARIO

Las loras son una formación geológica singular, de relieve invertido, donde las zonas de mayor altitud fueron hace millones de años los fondos de los valles. Se trata de formaciones de poca altitud, pero que sobresalen en la llanura y que poseen escarpadas laderas. Son el punto de unión entre las montañas cantábricas y la llanura del Duero, extendiéndose desde el Monumento Natural de Las Tuerces, en Palencia, hasta la falla de Montorio.

Partiendo de Villadiego, situado en la llanura castellana, la ruta se transcurre en la zona más oriental de Las Loras siguiendo el valle del río Brullés, penetra en una zona montañosa, llena de contrastes con el territorio que se deja atrás.

Iniciando el recorrido en el punto de acogida BTT, el recorrido se inicia con un suave ascenso entre campos de labor hasta el alto del Calvario, para descender a continuación hacia el vado del río Grande, en las proximidades de Arenillas de Riopisuerga. Antes de llegar a la localidad se toma el camino que se encuentra a mano izquierda y que discurre paralelo a la alineación de chopos que crece en las orillas del río Grande. Si la ruta se realiza en otoño la ribera ofrecerá un variado abanico de colores y tonalidades, desde los verdes, los amarillos pasando por ocres y marrones.

Existe la posibilidad de realizar un pequeño recorrido, el número 16 Riberas del Brullés, de nivel verde de dificultad.

Siguiendo la ribera del río se llega a Tablada de Villadiego, punto donde toma dirección noreste y se abandona el curso del río Grande. De nuevo los fértiles campos de labor son los compañeros de viaje, comenzándose a perfilar en el horizonte las pequeñas elevaciones que dan paso a Las Loras. La señalización de la ruta conduce hasta otra pequeña pedanía de Villadiego, la localidad de Villahernando, donde se toma el camino de Molino de Icedo, de nuevo con rumbo noreste.

En uno de los cruces del sendero una señal marca el camino hacia el pueblo de Boada de Villadiego, que queda delante de nosotros y alberga una ermita románica de gran valor. Construida de una sola nave está rematada por un ábside semicircular de buena sillería decorado con columnas compuestas.

Siguiendo el camino se llega hasta el bonito desfiladero del arroyo de la Concha, cerrado por unas lomas cubiertas por encinas y un llamativo cortado rocoso. A partir de este punto la ruta se interna dentro del territorio de Las Loras, donde se irá observando paulatinamente un cambio en el paisaje: la llanura da paso a lomas y loras, y la vegetación mediterránea de encinas y aliagas da paso a quejigos, rebollos y brezos, propios del clima atlántico.

A la salida del desfiladero espera el pueblo abandonado de Icedo, donde varias de sus edificaciones permanecen en pie, aunque el hundimiento de los tejados está haciendo que rápidamente se estén deteriorando y que la vegetación las esté invadiendo. Sus últimos habitantes abandonaron la localidad en 1975. No muy lejos se encuentra el castro cántabro fortificado de Valdecastro.

En Icedo se debe girar a la izquierda y tomar dirección oeste para descender hasta la localidad de Villanueva de Puerta, asentada en un pequeño valle cubierto de árboles y prados. Como su nombre indica es un lugar de paso entre la llanura del sur y la montaña del norte. Por aquí pasaba un antiguo camino que conducía hasta el valle del Pas después de cruzar el río Ebro en Polientes.

Desde aquí el sendero vuelve a ascender a la zona de páramo entre robles, prados y fincas de labor, que crean un paisaje de mosaico, por el camino de los Hoyos. Una vez alcanzada la parte superior se pueden observar unas magníficas vistas de la Peña de la Ulaña y del relieve de la comarca de Las Loras.

Siguiendo con la misma dirección el camino desciende levemente hacia Fuencivil, siendo los campos de cereal los que cubren mayoritariamente el terreno.

Después de pasar pro esta localidad se inicia un acusado ascenso, que será recompensado con unas espectaculares vistas de Las Loras y de su característica orográfica y relieve. El recorrido continúa bajo la cordillera de la Mesa y en un cruce señalizado se debe tomar un camino que parte por la derecha y que bordea por encima un cortado situado bajo un parque eólico y desde donde se domina el valle donde se asienta la localidad de Coculina.

l llegar a la carretera que une Villadiego con la N-627 se continúa descendiendo en direccion a Coculina, una pequeña localidad situada bajo el Castro del Perúl y la Cordillera de la Mesa, paso obligado para los mercaderes del norte que desde Sedano o Poza de la Sal acudían a las ferias de Villadiego, donde se comercializaban productos de la zona: corderos, cereales, queso, etc. El gran patrimonio artístico de Coculina es su iglesia románica de San Millán de Abad que también presenta elementos góticos, mudéjares y barrocos.

En Coculina la ruta se une con un sendero a pie, junto con el cual se asciende añ portillo de Las Lastras y se desciende hasta la carretera de Villadiego a Masa. Desde aquí, la ruta continúa por la carretera hasta el pueblo de Brullés, siguiente localidad de paso y puerta de salida de la zona de Las Loras, entrando de nuevo en la llanura.

El regreso a Villadiego se realiza siguiendo los caminos que discurren paralelos al río Brullés y su estupendo bosque de ribera. Acompañados de majuelos, rosales silvestres, sauces, chopos, álamos, fresnos y multitud de aves se realizan los últimos kilómetros por un terreno llano o en suave descenso. Los fértiles campos por donde se transita fueron propiciando a lo largo de la historia el asentamiento de algunas de las poblaciones más importantes de la comarca.

En Villaute se puede contemplar su bonito torreón, una construcción defensiva de planta cuadrada. Un poco más adelante se encuentra Villalibado, donde sobresale la iglesia de San Salvador, de origen románico y con ampliaciones góticas, que aún conserva la firma de los canteros en algunas piedras y sillares de las paredes de la iglesia.

Ya sólo queda un pequeño esfuerzo, ya que el próximo pueblo es Villadiego. Un bonito paseo fluvial junto al río Brullés, muy utilizado por los pescadores y flanqueado por enormes chopos negros, sauces blancos y mimbreras, despide a los ciclistas. Hay que indicar que este tramo es común con una ruta senderista, por lo que habrá que estar atento de los posibles caminantes que se encuentren en el camino.

Touristic Services

Leisure Activities

Melgar de Fernamental
Melgar de Fernamental