La villa de Villadiego

Villadiego conserva entre sus estrechas y sinuosas calles, claro ejemplo de su trazado medieval, numerosos edificios de interés. La vida de la localidad gira en torno a la Plaza Mayor, típica plaza castellana porticada que tiene la particularidad de contar con soportales dobles.

Todavía hoy se mantiene en pie una de las antiguas puertas de su muralla, llamada Arco de la Cárcel, que alberga el museo pictórico de la villa. Junto a ella, dos casas de arquitectura tradicional albergan un museo etnográfico. La antigua Aljama judía de la villa se encontraba donde se ubica, actualmente, el monasterio de San Miguel de los Ángeles.

Varias casas renacentistas se levantan en torno a la plaza de los Mártires como el Palacio de los Velasco, del siglo XVI. La casa de los Borja, el Hospital de San Juan, la Cátedra de Latinidad o el Liceo son otros edificios de interés.

Además, hay que mencionar las dos iglesias existentes en la localidad: la de San Lorenzo, de origen románico, alberga en su interior el Museo de Arte Sacro; y la de Santa María es de estilo tardogótico. En el barrio del Arrabal hallaremos la pequeña ermita del Cristo, de finales del siglo XV.

Las riberas de los ríos Brullés y Jarama, que rodean la localidad, son el entorno ideal para dar un tranquilo paseo disfrutando de la naturaleza.

 

El municipio de Villadiego

El municipio de Villadiego es el más grande de la provincia al contar con 328 km2 de extensión en una zona situada entre tierras de cultivo cerealista, páramos, la vega de los ríos Brullés y Odra y el singular relieve de las Loras.

La zona norte tiene un tipo de relieve denominado “inverso o invertido”, ya que lo que ahora son montañas antiguamente conformaban el fondo de los valles. Estas montañas o “loras” han sido importantes asentamientos humanos desde la antigüedad.

Hacia el sur la tierra se va suavizando con la alternancia de páramos y campos cerealistas. Los ríos Brullés y Odra nacen en las Loras y recorren el municipio hacia el sur.

Zona de tránsito entre las estribaciones orientales de la Cordillera Cantábrica y la cuenca del Duero, el municipio de Villadiego conserva restos de poblamientos que se remontan a la Edad del Hierro.

La villa de Villadiego conserva restos de sus murallas y de sus puertas, además de su estructura medieval con estrechas y sinuosas calles. Entre sus edificios más notables destacan las iglesias de San Lorenzo y Santa María, el palacio de los Velasco o el monasterio de San Miguel de los Ángeles. El centro neurálgico esta en la Plaza Mayor, típica plaza porticada.

El municipio de Villadiego engloba 30 poblaciones más, algunas de las cuales guardan interesantes monumentos. En las inmediaciones de las localidades de Acedillo o Fuencivil, se han encontrado castros de la Edad del Hierro. De igual manera, en Villanoño y Villavedón existen restos de villas romanas.

El Románico es uno de los estilos artísticos principales del municipio, donde encontramos iglesias de gran calidad en Arenillas, Boada, Villalibado, Villanoño o Villaute y otras muchas que conservan restos de este estilo.

Torreones medievales podemos encontrar en Arenillas, Olmos de Picaza, Villanoño y Villaute, todos ellos Bien de Interés Cultural. Y si queremos conocer la arquitectura popular o ver interesantes casonas no dejemos de visitar Bustillo, Rioparaíso, Sandoval, Villahizán o Villanueva de Odra.