La zona de Amaya

La zona de Amaya, situada al noroeste de la comarca, se halla inmersa en una zona de especial importancia geológica que recibe el nombre de Las Loras.

A este tipo de relieve se le denomina “inverso o invertido” y se explica porque lo que ahora son montañas antiguamente conformaban el fondo de los valles y al revés, por la acción de diversos agentes medioambientales, las antiguas montañas se fueron erosionando hasta formar los valles actuales. Estas “loras” se definen como una meseta elevada alineada de este a oeste separada de otras por profundos valles.

Peña Amaya es el pico más alto de toda la zona con sus 1.377 m de altitud, formando parte de las estribaciones más nororientales de la Cordillera Cantábrica. Además de ésta, otras loras importantes son Peña Mesa, Peña Ulaña y Albacastro.

La importancia de estas loras no sólo radica en la peculiaridad de su orografía sino en el hecho de que han sido, desde la antigüedad, lugar de habitación para numerosos pueblos. Hoy en día todavía se pueden ver restos del castro prerromano y posterior poblado medieval de Peña Amaya y del castro de la Edad del Hierro de Peña Ulaña.

Además, la zona de Peña Amaya está incluida dentro de la Red Natura 2000 con la declaración de Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) y Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA).